Sabías que… CUENCA

 

Cuando Viriato vino a ocupar Segóbriga, parece ser que se enamoró de una bella mujer conquense. Iba a visitarla a menudo escoltado por un grupo de hombres de su confianza, pues no se fiaba de nadie conociendo que los romanos querían darle muerte a cualquier precio.

Resultó herido en una operación de limpieza, por lo que su amada le visitó con frecuencia, resguardada en cada viaje por una patrulla celtíbera. En un paseo por la Ciudad Encantada, Viriato le dijo a su amada que si moría en acto de guerra le incinerasen junto al Tormo Alto. En cambio, si fallecía de muerte natural quería ser enterrado bajo semejante maravilla de la naturaleza.

 

EMOCIONES recomendadas

Deja un comentario